La espera

Extracto de mi cuaderno de viaje.

 

Arica (Chile), 1996:

El tiempo se ríe de mi, no perdona que yo decidiera nuestra separación.  A veces miro el reloj y lo encuentro dormido…¡despierta! le grito, y perezoso echa a andar.

Pienso en ti y una lágrima se escapa; dos minutos me miran y se rien. Enfadado, doy un puñetazo y los aplasto contra la mesa. Volteo la mano despacito y observo horrorizado cómo sangran segundos.

¿Cuando vendrás?, me estoy volviendo loco, ¿sabes?

No es normal que un hombre llore

y mate minutos. 

america-en-bicicleta

Antonio

 

 

Anuncio publicitario

El sitio de mi recreo

Esta canción simboliza para mi la nostalgia, la mirada hacia un pasado que ya no existe más que en nuestra memoria. Habla de colores, de sensaciones, de recuerdos de la niñez.

Grandísimo Antonio Vega, que ha conocido el infierno en vida y hasta la muerte de su gran amor, Marga. Como los grandes autores de blues, descarga su tristeza tras una guitarra.

Antonio  (Escrito días quince antes de la muerte de Antonio Vega)

Princesa

Yo también tuve mi propia Princesa hace mucho tiempo.

No sé que fue de ella, ni a que puerto acabó llevándole la vida, pero cada vez que escucho esta canción la recuerdo de nuevo. La imagino ya con marido e hijos, con los años marcados en el rostro, y me pregunto qué quedará de aquella joven tímida y preciosa de la que me enamoré un día. Yo tampoco soy el de entonces, salvo en mis sueños.

Es para ti Princesa, allá donde estés.

Antonio