El sueño perdido

Ayer tarde perdí un sueño,
se me cayó de las manos.

La gente descuidada lo pisó
con sus pies de barro y sus prisas.

Llegó la noche. Mi sueño moribundo sangraba,
deliraba, se moría.

De pronto sintió en su pequeña carita
el roce de unos dedos suaves,
y una voz cálida que le dijo: “levántate”

…eras tú

 Angel

Antonio

Anuncio publicitario

La gran Dama de la noche

Joaquin Sabina la llamó paloma negra de los excesos. Una vida entre el alcohol y el desamor, con aromas de Frida Kalho y José Alfredo Jimenez , en ese «mundo raro» típicamente masculino en el que irrumpió para reinar.

Chavela , que llegó a ser amante de Frida, interpreta cada ranchera dejándose la vida en el escenario… dejándonos algo en el corazón.

Desde aquí mi admiración (en sus noventa años de vida) para esta artista transgresora y genial.

Antonio

El gran Rafael de León (I)

Peso poco en tu vida, casi nada,
como un leve rumor, como una brisa,
como un sorbo de fresca limonada
bebido sin calor y a toda prisa.

No adelanto el compás de tu pisada,
ni distraigo la salve de tu misa,
y en tu frente de nardo desvelado
no llego ni a recuerdo ni a sonrisa.

Y en cambio tú eres todo, mi locura,
mi monte, mi canción, mi mar templado,
el pulso de mi sangre, la llanura

donde duermo sin sueño ni pecado,
y el andamio en que apoyo con ternura
este amor que nació ya fracasado

(Rafael de León)

amor roto

El gran Rafael de León (II)

Me lo contaron ayer
las lenguas de doble filo,
que te casaste hace un mes…
Y me quedé tan tranquilo.
Otro cualquiera, en mi caso,
se hubiera echado a llorar;
yo, cruzándome de brazos,
dije que me daba igual.
Nada de pegarme un tiro,
ni enredarme a maldiciones,
ni apedrear con suspiros
los vidrios de tus balcones.
¿Que te has casado? ¡Buena suerte!
Vive cien años contenta
y a la hora de la muerte
Dios no te lo tenga en cuenta.
Que si al pie de los altares
mi nombre se te borró,
por la gloria de mi madre
que no te guardo rencor.
Porque sin ser tu marido
ni tu novio, ni tu amante,
yo soy quien más te ha querido:
¡con eso tengo bastante!

(Extracto de «Profecía», de Rafael de León)

sadness2