Carta al niño que fui

No quise defraudarte, créeme. Tal vez no tuve el valor de luchar por nuestros sueños, pero la vida resultó no ser un ancho camino, sino una vía de hierro por donde transitar en fila.

Hoy no queda nada del lugar donde jugábamos. Pasaron las máquinas y construyeron bancos y rascacielos. ¿Te acuerdas de aquel montículo donde te sentabas por las tardes a imaginar cómo sería tu futuro?, lo he perdido.  No soy capaz de localizarlo entre las calles del nuevo barrio.

Lo bueno es que por fin la conocí, y me casé con ella… y nunca le he dicho que ya la habíamos soñado. Creo que ella también habla con su niña. Lo sospecho porque en ocasiones la sorprendo con la mirada perdida. Entonces doy la vuelta y cierro la puerta despacito, por si no somos aquel con quien ella soñó.

Antonio 

pensativo

Anuncio publicitario

2 comentarios en “Carta al niño que fui

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s